Month: mayo 2015

La naranja amarga, de Sevilla al mundo.

Creado el

Productos derivados de la Naranja Sevilla -Zaguan 24-
Productos derivados de la Naranja Sevilla -Zaguan 24-

Existe un dicho que dice que «del cerdo se aprovechan hasta los andares». Esta máxima bien podría atribuirse a los miles de naranjos que pueblan las calles, patios y plazas de Sevilla. Y es que, aunque los chinos y los musulmanes no lo sabían, el ingenio sevillano se encargaría de sacar numerosos productos a partir de este árbol cítrico.

En el año 1923 las fábricas de transformación e industrialización de Destilerías Bordas Chinchurreta S.A se afanarían en sacar provecho de la naranja amarga, según recogen Sabina Rossini y José Elías Bonells en un conocido estudio.

Tan sólo del fruto de la naranja amarga, que no se puede consumir directamente, se obtenía piel de naranja amarga deshidratada, aceite de esencia de naranja amarga, oleorresina y mermelada. Pero es que además, de las hojas de su árbol se extraían productos como el Aceite esencial Petitgrain Bigarade o el Absoluto Aguas de Petitgrain Bigarade. Además, de la flor del naranjo amargo, célebre y olorosa, se obtenía la decorativa flor de Azahar y se producen licores como el Agua de Azahar, el Aceite Esencial de Azahar, el Absoluto de Azahar o el Concreto de Azahar.

Actualmente, buena parte de las naranjas de Sevilla se destinan a la elaboración de mermeladas.

Es célebre que la fruta sevillana es la materia prima idónea para conformar una de las mermeladas más apreciadas en Buckingham Palace, y es que se cuenta que la «Seville Orange Marmalade» está presente hasta en la misma mesa de la reina Isabel II a la hora del té o del desayuno.

No obstante, Gran Bretaña es uno de los principales importadores de la naranja amarga que se recoge en Sevilla. Otro de sus usos curiosos es el de emplear las cáscaras de naranja en los alambiques para dar matices a la ginebra Beefeater.

 

Recogida Naranja Amarga de Sevilla-Zaguan24-
Recogida Naranja Amarga de Sevilla-Zaguan24-

La técnica para recoger todas estas naranjas no ha cambiado desde hace siglos. Ésta se divide en cuatro etapas:

1.- El zamarreón. Un peón va por delante de la cuadrilla con una escalera. Se sube a la copa del naranjo y desde arriba lo zamarrea hasta que caen las naranjas a mansalva al suelo.

2.- El vareo. Como si de un olivo se tratara, otro peón pasa por los naranjos zamarreados y, con una vara, va eliminando las naranjas que queden.

3.- Al macaco. El resto de la cuadrilla cierra el procedimiento recogiendo las naranjas del suelo y metiéndolas en un macaco o espuerta tras eliminar todas las ramas.

4.- Al saco. Las espuertas se vacían en un gran saco que posteriormente recoge un camión. Mientras, los peones limpian las ramas del suelo.

Curiosidades sobre la Naranja de Sevilla (II)

Creado el

Zaguan24
El patio de los naranjos de la Catedral de Sevilla.

Los naranjos pasaron a mediados del siglo XII de los patios particulares a los lugares religiosos. Lo hacen para formar parte de los sahn, que es el nombre que dan los musulmanes a sus patios religiosos, que en el caso de encontrarse en una mezquita (también los hay en patios privados), son usados para las abluciones. Este es el rito por el que los musulmanes lavan su cuerpo para purificarlo antes de comunicarse con Alá mediante la oración.

En los sahn era imprescindible la existencia de dos factores, fuentes con agua para para que los fieles puedan desprenderse de lo terrenal y algo de sombra para sobrellevar el calor y mantenerse limpios. En la antigua mezquita almohade de Isbiliya esta función la cumplían los naranjos plantados por los musulmanes. Actualmente, estos árboles siguen poblando el ahora conocido como Patio de los Naranjos de la Catedral de Sevilla, lugar al que se accede por la Puerta del Perdón. Los naranjos que allí se encuentran pueden ser, junto a algunos ejemplares del Alcázar, los más longevos de la ciudad con aproximadamente cien años de edad.

Algo menos popular pero de igual solera es el patio de los naranjos que, sin poder visitarse, se encuentra en la iglesia del Salvador. Su caso también tiene origen religioso, pues el enclave era el antiguo sahn o patio de las abluciones de la mezquita de Ibn Adabbas que existía en ese mismo lugar y que mandó construir Abd al-Rahman II en el año 829.

Sin embargo, el de la Catedral hispalense y el del Salvador no son los únicos patios de naranjos con arraigo dentro del conjunto monumental de Sevilla. También son conocidos los naranjos que acogen el Patio de Banderas próximo a la Catedral o el del Patio de la Doncella de los Reales Alcázares.

No solo estos enclaves históricos pueden presumir de oler a azahar cuando florecen los naranjos. Son incontables los lugares de Sevilla en que se pueden encontrar naranjos.

De hecho, el núcleo urbano de Sevilla es posiblemente el que mayor número de árboles de naranja amarga reúne en el mundo. En la actualidad son más de 40.000 los naranjos en la vía pública, patios y plazuelas hispalenses, situando a la capital de Andalucía como la primera ciudad del mundo en cantidad de árboles de esta especie.

Cada año se recogen la friolera de 1’2 millones kilos de naranjas amargas de las calles de Sevilla… CONTINUARÁ.